Mujeres del Paraná , 2016

Acrílico sobre lamina mdf

36x46cm

"Fueron 3 días frente a la ciudad, en un parador nuevo y escondido donde además de mi carpa solo había otra.
La primera noche fue de Anabela que se cargó un asado con achuras, como si fuera poco armo también una picada y preparo unos fernets. Eufórica por demás retaba consolaba y aconsejaba, era madre y se le notaba.  Locuaz, hermosa y feliz del descanso allá.
El segundo día fue de Julia, delicada coqueta e instagramera. Desde la llegada lidiaba por cel con frecuentes reclamos del novio. Me despertó de la siesta un grito - “que seca conchas! Ya fue, hartó” - dijo la bestia radiante; cuando me asome la vi haciendo un pozo al lado de un árbol donde tiro el celular, después dio media vuelta, levanto los brazos y sonrió respirando profundo, alegre de verdad.
El ultimo de Carolina, feminista hasta los huesos no dejaba escapar una, insoportable pero siempre con razón. Fue la tarde más calurosa y le pareció una obviedad desvestirse por entera y tirarse a la orilla del río a descansar. Su naturalidad convenció a Julia y Anabela que se sumaron a la par,  yo estaba aburrido haciendo un castillo de arena a unos metros. Carolina espero que espíe y mirándome fijo dijo- “flaco si te jode mira para otro lado, acá tenemos calor”.

El río abraza esas mujeres, guarda esos recuerdos, tiene ese sabor."